DESARROLLO CAPITALISTA Y DEGRADACIÓN AMBIENTAL: UN ENFOQUE MARXISTA - Claudio Fernandez Macor

DESARROLLO CAPITALISTA Y DEGRADACIÓN AMBIENTAL: UN ENFOQUE MARXISTA - Claudio Fernandez Macor

Resumen


El objetivo más general del artículo es utilizar los aportes de Marx, en particular la teoría del valor-trabajo, para analizar la contradicción capital-naturaleza que se manifiesta en los crecientes conflictos ecológicos globales y locales. La doble concepción de la producción y el proceso de trabajo, y la contradicción entre valor de uso y valor de cambio nos permiten determinar el rol especifico que tiene la naturaleza en el modo de producción capitalista, en particular, en el proceso de acumulación de capital y vincular orgánicamente el problema ambiental a la forma de valor capitalista, es decir, a la forma de trabajo asalariada. A lo largo del artículo también se deja en evidencia algunas malas interpretaciones muy difundidas que sostienen que en la teoría del valor la naturaleza es relegada a un plano pasivo o marginal. Palabras clave: Teoría del Valor, Degradación Ambiental, Acumulación de Capital.


INTRODUCCIÓN

En este trabajo pretendemos destacar que el proceso de producción material, entendido en un doble sentido, es decir, como un proceso material de carácter universal que adopta determinadas formas históricas específicas es una condición para comprender la relación sociedad - naturaleza y los problemas ecológicos que esta relación puede suscitar. Los hombres, universalmente, deben producir lo necesario para vivir, se apropian de la naturaleza para adaptarla a sus necesidades y esta apropiación se realiza bajo diferentes formas, sujeta a determinadas relaciones sociales y de producción. En este sentido, para desarrollar una teoría que comprenda las consecuencias ecológicas de cualquier sistema social (incluido el sistema capitalista), es necesario considerar ambos aspectos del proceso de producción, tanto el material como el social. Es precisamente el doble carácter que Marx reconoce a la producción material y al proceso de trabajo y que, en definitiva, lo conduce a entender la mercancía como una unidad contradictoria de valor de uso y valor de cambio, el que proporciona los fundamentos para entender la relación sociedad-naturaleza y los límites impuestos por la naturaleza. Aun reconociendo que Marx no fue capaz de desarrollar y analizar sistemáticamente los efectos medioambientales del capitalismo ni los límites que las leyes de la naturaleza imponen a la acumulación capitalista, el significado que Marx reconoce al trabajo y su teoría del valor, constituyen conceptos importantes para construir una crítica ecológica del capitalismo contemporáneo. Las críticas ecológicas a Marx, generalmente redundan en que la teoría del valor trabajo no reconoce la contribución de la naturaleza a la producción capitalista y denuncian cierto trabajo-centrismo en los desarrollos de Marx sosteniendo que si el valor de las mercancía esta determinado por el tiempo de trabajo socialmente necesario se hace abstracción de la base natural es decir, del proceso metabólico hombrenaturaleza y se desatiende la importancia de la naturaleza en la generación de valor. Estas críticas fallan en el entendimiento de la teoría del valor de Marx, y esto por dos razones fundamentales. En primer lugar no reconocen la importancia que tiene el doble carácter del trabajo en la teoría del valor y por ello atribuyen a Marx sesgar la atención hacia al proceso de trabajo en tanto productor de valor de cambio relegando a un plano marginal la producción de valor de uso (al plano de la "merceología") . Aun cuando algunos de estos autores no sean conscientes, esta crítica no se realiza a Marx sino a cierta interpretación marxista de la teoría del valor muy difundida, la cual sostiene que Marx hace abstracción del valor de uso puesto que no representa ninguna relación social (2) (interpretación que incluye algunos de los autores más influyentes del siglo XX como Ernest Mandel y Paul Sweezy). Asentados en esta tradición encontramos un influyente grupo de autores, pertenecientes tanto a la economía ecológica (José Manuel Naredo, Herman Daly y Joan Martinez Alier, entre otros) como al eco socialismo (Joel Kovel, Ted Benton, James O'Connor) quienes señalan que la contradicción entre el rol de la naturaleza en la creación de riqueza y la abstracción del valor respecto a la base natural es una contradicción de la teoría del valor de Marx, cuando en verdad Marx lo señaló como una contradicción del sistema capitalista (3). El error está en atribuir a Marx algo que Marx descubrió como característica inmanente del modo de producción capitalista (Burkett (1996, 1999), Altvater(2006)). Aunque Marx no desarrollo sistemáticamente los aspectos ecológicos de la relación hombre naturaleza, sus análisis de la producción, el proceso de trabajo y la mercancía, entendidos como unidades contradictorias de lo material y lo social sientan las bases para desarrollar un marxismo ecológico que avance tanto en la relación hombre, sociedad y naturaleza como en los límites impuestos por la naturaleza al desarrollo capitalista.



2) Por ejemplo: "Marx excluía el valor de uso (o como se lo llamaría ahora, la utilidad) de la esfera de la investigación de la economía política, en virtud de que no da cuerpo directamente a una relación social […] las categorías económicas deben ser categorías sociales, esto es categorías que representan relaciones entre los hombres (Sweezy, 1964: 36).
3) "In Marx , nature is, so to speak, subject to labour from the start. This side of things may be inferred from his conception of labour, which involves an entirely relationship to what has become a kind of natural substratum". (Kovel, 2002: 210-211). "Of course, Marx´s abstract concept of labour process as a trans historical condition of human existence is not central to his concerns in Capital". (Benton, 1989: 69).


Ver articulo completo

No hay comentarios:

Publicar un comentario